Más allá de satisfacer el deseo

hermandadblanca_org_se3

¿Has obtenido algo más que satisfacción del deseo a través de actos sexuales donde lo único que interesaba es la descarga de una tensión o la realización de la atracción?

Muchas veces vivimos historias superficiales. Un poco de atracción y a la cama. No está mal, no es condenable, al contrario. El problema es que no profundizamos, no buscamos la conexión más profunda, más íntima, más intensa. E incluso tampoco nos juntamos para realizar un ritual sexual. Es puro llamado del instinto y de las hormonas. Si a esa atracción inicial le anexamos el acto sexual como un ritual para elevarnos interiormente, para despertar nuestra creatividad, para amar más plenamente, para ser más libres, para sentirnos llenos, ganaremos mucho. Pero, o la mujer luego exige más atención y el hombre no la quiere o viceversa. También están los que constituyen una pareja pero no reciclan su combustible para producir la alquimia sexual y tarde o temprano con el tiempo, con excesivas eyaculaciones y repetidos actos sexuales el deseo se esfuma y se va. Entonces, o bien uno de los dos tiene uno (o varios) amantes fuera de la relación o bien continúan por costumbre o por miedo. Si no recargamos el deseo sexual acaba terminando su impulso.

hermandadblanca_org_se3

La inteligencia sexual se lleva a cabo cuando hacemos del amor la materia prima de nuestra transformación. El barro que fabrica la obra, el mármol  que perpetua el monumento. Tú tienes que crear la obra de arte, tú tienes las piezas, el material, el combustible y el ingenio. Sólo hay que despertar y hacerlo funcionar. Porque todos los grandes empeños de las religiones han sido hacerle olvidar al hombre que es un dios. Y claro, infectando el corazón con culpas triples, (recuerda que cada domingo en misa te hacen golpearte el pecho tres veces repitiendo: “por mi culpa…”) y con represiones, con el matrimonio obligatorio hasta la muerte, con la idea de pecado, etc.

El Tantra por otra parte, muy alejado a estos venenos, es más que un antídoto, es una vía natural, libre, responsable, divertida y profunda. Usa la inteligencia a todos los niveles. Al nivel del cuerpo y su uso, al nivel emocional y al nivel espiritual. Sin que la mente con sus programas antiguos interfiera, al contrario, los vamos borrando igual que en un ordenador.

El Tantra es un camino de luz desde hace milenios, creado por dioses, por artistas, por amantes de la vida. Y si no hemos obtenido más que satisfacción y luego vacío en relaciones esporádicas o en relaciones largas con sexo rutinario y sin sorpresa, hay otra puerta, hay una vía nueva que promete extenderse como pólvora. Porque la gente quiere saber, investigar, probar. La mayoría de las revistas en los kioskos tienen un artículo sobre sexo. Todo el mundo está explorando, dejando sus viejas costumbres, o al menos lo intentan.

El programa de la inteligencia sexual es novedoso, amplio, envolvente, espiritual. Puedes ir mucho más lejos, puedes quedarte con la energía del sexo, haciéndolo, gozándolo, pero cambiándole sobre todo los entreactos y el final. Donde meditar para que la energía sexual que se despierta en los amantes vaya directamente a los chakras, a la corona en lo alto de la cabeza y luego como una lluvia de luz por todo el cuerpo. Esto produce electricidad y creatividad y…¡aumento del amor! Hay muchas cosas por realizar conforme se avanza en la práctica. De la misma forma que un atleta gana musculación y resistencia con los entrenamientos, un amante tántrico que practica la inteligencia sexual acabará por ganar un premio existencial para sí mismo.

Y hay muchas técnicas y conocimientos, hay muchos secretos sexuales que conocer para entender el deseo. Satisfacer el deseo no es la meta máxima. Hay más. Lo satisfaces, lo transformas y lo trasciendes. Al sentirlo se comprende plenamente, ya que el camino tántrico es un camino donde experimentar es conocer, no hay más conocimiento que lo que vivenciamos. Pero antes de llegar a los conocimientos profundos tenemos que aprender muchas cosas.

descarga

¿Qué es lo que tienes que aprender?

En momentos de nuestro camino personal nos preguntamos sobre “el sentido de la vida”. Sobre cuál es nuestra misión, nuestro destino, nuestro don y el sentido de vivir. Muchos tratados filosóficos han desarrollado este tópico. Ha girado una órbita de curiosidad existencial a lo largo de la historia humana. Claro, el sentido visible del sexo es la reproducción. Pero, ¿Y el sentido espiritual del sexo cuál es?

Primero me gustaría citar un párrafo de Krishnamurti, iluminado indio de gran sabiduría, él dijo respecto al sentido de la vida: ” Vivimos pero no sabemos por qué. Para muchos de nosotros, la vida no tiene sentido. ¿Alguien puede decirnos la razón de existir y el objetivo de nuestras vidas? ¿De qué sirve preguntarnos cuál es el sendido de la vida? ¿La vida tiene un sentido? ¿Un objetivo? Si dijera que el objetivo y el sentido es vivir, ¿mentiría? ¿Para qué queremos más? Porque nuestra vida cotidiana es tan insignificante que nos decimos: tiene que tener otro sentido. Pero el hombre que vive la riqueza de la vida, que ve las cosas como son, se contenta con lo que tiene; no está confuso: lo tiene todo muy claro y por eso no se pregunta qué sentido tiene la vida. Para él, el simple hecho de vivir es el principio y el fin”.

¿Asombroso, no? El sentido de la vida es vivirla. ¡Tiene sentido! Pero claro, si una persona está llena de miedos, condiciones, confusiones, límites, que acarrea sus experiencias negativas del pasado sin querer vivir las nuevas, quien tiene tabúes, críticas y moralismo…¡no vivirá nunca! El sentido de la vida lo pones tú mismo. Pero si no entras al capítulo sexual con el sigilo de un tigre, te perderás el motor mismo que puede revelarte al oído el misterio de la máxima unión, de la conexión completa a nivel físico y espiritual donde puedes ser uno y lo mismo. La misma esencia, el mismo fuego, la misma llama. Normalmente las llamas se disuelven luego del acto sexual tradicional, vuelven a ser una llama por separado, quizá al tiempo esa llama decrece, decae y uno comienza a vivir al mínimo. Si los rituales sexuales se llevan a cabo con éxito, la llama aumenta y quema todo lo negativo y los limites mentales de una persona para que quede claro su panorama interior. El fuego sexual usado sabiamente quema muchas capas de ignorancia.

Yo soy un investigador de hace años y me interesa aumentar esa llama sexual que muchas veces no la sentimos tan intensa ya sea por el bajo rendimiento o por alguna otra razón en particular. He encontrado un preparado natural que me ayuda a avivar esa chispa necesaria, yo lo llamo ¨La bomba sexual¨.

El arte de vivir plena y completamente nuestra vida individual también tiene un capítulo importante en la vida sexual. Porque de allí puede nacer el primer escalón de una escalera espiritual. Utilizar el sexo como vehículo para que nos lleve más alto, a niveles más profundos de nuestro ser donde conocemos el amor y la creación.

Recuerda que…

-El sexo es un peldaño del camino espiritual

-El sexo es sagrado o profano, dependiendo de tu actitud interior

-El sentido de la vida es vivirla plena, amorosa y creativamente

-La inteligencia sexual se volcará a tu favor en otros planos de la vida

-Tu cuerpo debe ser cuidado en todos los niveles: alimentación, descanso y ejercicio

-No hay división entre el cuerpo y el espíritu, eres un ser sexual y espiritual sin divisiones

-Toda carga moral y condicionamiento de la mente no te pertenece

-Una persona libre es una persona que siente lo que hace, dice y piensa; y que no arrastra su pasado como un peso sino como sabiduría

-El sexo biológico está para generar nuevos seres. El sexo inteligente para generar nuevos renacimientos internos

-El acto sexual es una meditación sobre el fuego de la vida

-El sexo te lleva al verdadero lenguaje de la existencia: el placer y la conciencia

Para más información contáctame si quieres que te ayude sobre cursos o para conseguir el vitamínico “la bomba sexual” tanto para mujeres como para hombres a guillermoferrara09@yahoo.com y te orientaré.